En Rivas Vaciamadrid, 8 de enero de 2014.

 

Este escrito está dirigido, sobre todo, a la militancia de Izquierda Unida, a los vecinos y vecinas de Rivas, y especialmente a mis familiares y amigos. En definitiva, a todas aquellas personas que se han visto indignadas desde ayer ante las informaciones publicadas en el diario La Razón en relación con mi patrimonio y el de mi familia.

La mayoría de esas personas saben que desde julio la asamblea local de IU Rivas viene exigiendo a su alcalde, que se ponga al frente, junto con los otros 12 concejales que fuimos elegidos por la lista de IU en el Ayuntamiento de Rivas, de la única forma honesta que tiene un dirigente de izquierdas de enfrentar una denuncia de irregularidades en su gestión: con transparencia, defensa del interés público y asunción de responsabilidades políticas si las hubiera.

En julio, la Cámara de Cuentas nos hizo llegar al Ayuntamiento de Rivas un informe de fiscalización que refleja irregularidades en la gestión de la EMV, desde el primer momento como coordinador de IU puse todo mi empeño, y mi permanente diálogo con las direcciones regional y federal de mi organización, para resolver esta crisis sin que ello se llevara por delante ni el patrimonio político de la organización que ha sustentado el gobierno de esta ciudad, ni el buen nombre y honestidad de todos sus miembros.

Desde entones hasta hoy, el alcalde y cuatro concejales que han decido ignorar las decisiones de la organización por la que son cargos públicos, han impedido que conozcamos la verdad y podamos tomar las decisiones que procedan.

Llegados a este punto, en el que ya hay dos concejales fieles a sus principios políticos que han sido apartados del Gobierno municipal, sin que eso haya implicado ni un paso atrás en nuestra apuesta por la ética, toca el tiempo de la calumnia y la insidia hacia mi persona, por ser el coordinador de IU en Rivas, y hacia mi familia –que nada tiene que ver con este conflicto- porque es atacándoles a ellos como piensan que acabarán con esto. Lamento decirles, a todos los poderes fácticos que se han aliado en esta estrategia que IU Rivas seguirá adelante en su compromiso con la defensa de lo que es de todos y todas, y por tanto debe ser gestionado como si fuera nuestro, el dinero público.

Como no tengo nada que ocultar, paso a explicar quién soy, quién es mi familia y cómo hemos vivido hasta hoy, algo que muchas y muchos conocéis.

Mi familia se traslada a Rivas en el año 1987 procedente de Villa de Vallecas. Mi padre, empleado de Telefónica, y mi madre, funcionaria de la sanidad pública, tenían en los 80 una posición que les permitió, como a millones de españoles, hipotecarse para acceder a una vida mejor, eso que ahora llaman cínicamente “vivir por encima de nuestras posibilidades”.

Compraron un chalet en Rivas, de protección oficial, donde vivíamos toda la familia. Cuando a mis hermanas y a mí, nos llegó la edad de pensar en nuestro futuro nos embarcamos, junto con otros tantos amigos y conocidos del barrio, en la aventura de autorganizarnos en una cooperativa para garantizarnos la emancipación.

En aquellos años, las administraciones no promovían vivienda pública de manera directa más que para casos de necesidad social. El modelo de fomento de la vivienda pública era, sobre todo, en promociones privadas en régimen de cooperativa. En el caso de Rivas, donde la mayor parte del parque de vivienda es de protección oficial, organizarse y optar a la compra de suelo público era la forma de lograr una vivienda hipotecada a un precio asumible. En estas cooperativas, el acceso no es por un concurso individual de cada vivienda, sino por la compra de suelo de manera colectiva.

Esta aventura, la iniciamos mucho antes de ser yo concejal, y finalmente logramos acceder a las 64 viviendas de nuestra promoción, en el año 2003, no sin antes haber suscrito las correspondientes hipotecas, y demostrado que cumplíamos con los requisitos de renta que establecía la legislación sobre vivienda de protección pública.

Esa es la forma en que mis dos hermanas y yo accedemos a nuestras respectivas viviendas, sin adjudicaciones a dedo y sin privilegios económicos por ningún motivo, como lo hicieron en ese momento cientos de jóvenes en Rivas en otras promociones privadas con protección. Desde entonces los tres cumplimos mensualmente con nuestras letras hipotecarias, porque tenemos salarios que nos lo permiten. Si dejáramos de tener trabajo sufriríamos la misma suerte que los centenares de miles de personas que protagonizan desahucios en este país desde que empezó la crisis. Desde luego, comparado con ellos me siento afortunado, y  prefiero seguir pensando que el pagar una vivienda con el fruto de tu trabajo no es un privilegio sino un derecho, y que mal le va a este país cuando uno tiene que justificarse por algo así.

En relación con mis padres, como he dicho antes y al igual que mis hermanas y yo, han vivido siempre de su trabajo, en el caso de mi padre podría pensarse que fue un privilegiado por ser prejubilado de la empresa Telefónica hace ya más de una década, o en el caso de mi madre podría decirse que ha sido una agraviada de las reformas del PP que la han obligado a retrasar su fecha prevista de jubilación. La realidad es que son, simplemente, gente normal, como otros tantos millones de trabajadores de este país.

Mi padre, es hijo único, y su madre, que vivía en Vallecas, pensó que podía comprar una vivienda cerca de su hijo y sus tres nietos, en Rivas, en otra cooperativa privada cercana a la nuestra, y así lo hizo antes de sufrir un ictus que la ha dejado inhabilitada. Esta casa de Rivas, se la había donado antes en vida, porque mis padres querían una casa más pequeña que la casa familiar que tras la independencia de sus hijos les venía muy grande.

Mis padres se trasladaron a la casa de mi abuela, y vendieron la suya, alguien puede querer sacarle punta también a esto, y volver a decir que es una vergüenza que una familia cambie así de casa, yo he visto a cientos de ripenses hacerlo, no por afán de lucro, sino porque las condicines de vida cambian, y las necesidades de tu vivienda también. Donde vivíamos cinco y el perro, se habían quedado sólo mis padres.

Así las cosas, mis padres residían en una vivienda que mi abuela donó a su hijo, y que por tanto no forma parte del patrimonio de bienes gananciales del matrimonio. Es decir, mi madre no contaba con una vivienda pública en propiedad. Cuando mi vecino puso su casa en venta en 2010, mi madre pensó que sería una buena idea adquirirla, porque a mi otra abuela, su madre, nonagenaria que vive en Torrevieja, cualquier día habría que traerla para atenderla y tenerla así, cerca de casa, que facilitaría las cosas.

En la vivienda, una vez comprada, mi madre hizo adaptaciones entre las que se encontraba un acceso entre las dos viviendas, que son áticos como todas las que están en la tercera planta de los cuatro bloques de vivienda que componen nuestra urbanización. Ambas viviendas están separadas.

Si los trámites que se hicieron para dicha adaptación no han sido los correctos, y si la Comunidad de Madrid detecta alguna infracción administrativa, se asumirán las sanciones y modificaciones que correspondan, como cientos de vecinos de Rivas que han sido multados y sancionados por casos de buhardillas, cerramientos de terraza, sótanos y un largo etcétera, sin que hayan sido objeto de titulares de prensa, por suerte para ellos y sus familias.

Al ver la noticia publicada en La Razón, lo que más siento es el peso de saber que me ha ido razonablemente bien en la vida, no por ser cargo público, sino mucho antes de serlo, por haber empezado a trabajar muy joven y aprobar oposiciones con 22 años. Ello me ha permitido tener un salario más que digno, por encima de lo que hoy les ofrecen a los jóvenes en este país y sinceramente, me molesta tener que sentirme un privilegiado por lo que nunca debió dejar de ser un derecho.

Pero sobre todo siento rabia, no por lo que me perjudique personalmente esta situación, sino por saber que el origen de esto es el empeño del conjunto de los militantes de IU, verdaderos protagonistas de las sucesivas victorias electorales desde el año 1991 en mi ciudad, por recordarle a su acalde y a cuatro concejales, que ni ellos ni nadie están por encima de los proyectos colectivos que permiten la mejora de las condiciones de vida de la mayoría social.

Y siento indignación, porque con su actitud, el que ha sido un referente político importante, José Masa, y cuya trayectoria personal y familiar no dista mucho de la aquí relatada –como de la de muchos vecinos y vecinas, gente corriente, de nuestra ciudad- se está aliando con el PP, y permitiendo que se diga por ahí, que los políticos de IU Rivas somos, todos, iguales, cuando nosotros hemos construido de la nada una ciudad al servicio del interés colectivo, mientras el PP ha esquilmado esta región para repartírselo entre sus amigos.

No somos todos iguales, ni IU es como el PP, ni yo soy como José Masa. Ésta es la información que hay. Como véis, ni tramas corruptas, ni regalos no declarados  de presidentes de clubes de fútbol a los que les hemos adjudicado contratos públicos –como parece pintar el ático marbellí de Ignacio González-, ni nada de nada de lo que algunos quieren insinuar y no pueden ni sostener con la verdad que es de acceso público, y aquí estoy yo, al servicio de las decisiones de mi organización, que me ha dado mucho más a mí que yo a ella, sólo por concederme el honor de representarla y ser su voz.

Quiero agradecer las innumerables muestras de apoyo recibidas no sólo de militantes de nuestra organización, sino también de vecinos y vecinas de Rivas ante el acoso personal y difamación de mi familia, por denunciar las graves irregularidades de gestión del patrimonio público del municipio y que se han puesto de manifiesto en el informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas de Madrid.

Seguiré en lo mismo: cumplir con la organización a la que represento y con los vecinos y vecinas a quienes me debo, en lo bueno y en lo malo, pero siempre a sus órdenes, siempre con honestidad y transparencia. Por desgracia, otros ya no pueden decir lo mismo.

 Fdo.: Pedro Del Cura Sánchez

Coordinador Local de Izquierda Unida de Rivas Vaciamadrid

5 Responses to Comunicado de Pedro del Cura, coordinador de IU Rivas, ante las informaciones publicadas

  1. Antonia Magdalena Jiménez dice:

    Gracias, te honra la explicación detallada. Agradezco de verdad tu sinceridad y espero tomen ejemplo muchos.
    No sé si es cierto todo lo que cuentas pero el simple hecho de molestarte en explicarlo y dar la cara dice mucho de ti como persona y como político.

  2. Jamie dice:

    Tienes todo mi apoyo, Pedro. Tuve que aguantar un trato parecido a manos del alcalde caciquil de Guadalix (PP) cuando destapé sus artimañas mafiosas. Por otro lado, lástima de ejecutiva que tenemos, dedicada al maquivelianismo interno en vez de apoyar a la gente de bien como tú. Un abrazo

  3. Leopoldo dice:

    Yo me vine con sus padres a este barrio despues de haber visto nacer al Peri y sus dos hermanas y tambien haber sido otro de los tantos que por medio de nuestro salario, pudimos acceder a ese modo de vida ‘por encima de nuestras posibilidades. Hoy tambien estoy jubilado y quiero dar fe de todo lo narrado y conmigo mi hijo, su primer compañero de guarderia y … su mejor amigo. Un besazo Peri

  4. rosa dice:

    No creo que sea necesario hacer esto con una persona que está luchando y defendiendo todo lo público como está demostrado que hace Pedro Del Cura. Como ciudadana de Rivas, estoy orgullosa de tener un político que apoya, de la forma que lo hace él, lo público. Gracias Pedro y ánimo
    Una ripense entristecida.

  5. Antonio Cantero Rodriguez dice:

    Despues de haber leido tu comunicado, me solidarizo contigo. Un saludo sigue luchando contra esta difamacion, que no sale del diario la Razon, sino de las luchas internas de nuestra organizacion. Animo compañero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.