El 2011 se acaba. Este ha sido un año que se recordará como histórico. Un año convulso, donde la voz de la ciudadanía cobra un gran protagonismo. Una ciudadanía cansada del sistema opresor neoliberal y que alza sus reivindicaciones a las plazas contra los recortes sociales y pide mayores espacios de participación.

La primavera árabe, la indignación del 15M, la marea verde, la merma de los servicios públicos mal justificados por la acusada crisis económica, la caída de la bolsa, el resultado genérico de las elecciones municipales y autonómicas y los anticipados comicios generales son algunos de los testimonios que coparán los libros de texto de Historia dentro de unos años, eso sí lo difícil será saber si en escuelas públicas o privadas.

El año finaliza con un acuerdo de mínimos en la Cumbre de Durban, como ya ocurrió en la de Copenhague, donde los grandes países contaminadores no consiguen acercar posturas para afrontar el mal medioambiental del siglo XXI: el cambio climático.

En IU-LV de Rivas Vaciamadrid creemos necesaria la implicación de todas las administraciones públicas para acabar con las emisiones contaminantes. Nuestra ciudad enarbola la bandera verde a través del ya consolidado proyecto municipal ‘Emisiones Cero’. Nuestro propósito para 2030 es eliminar las partículas de CO2 en el aire, por ello seguimos y seguiremos impulsando iniciativas en este sentido: ‘bicinrivas’, el Parque Agroecológico Soto del Grillo y la celebración de la Semana de la Sostenibilidad, entre otras.

Otro vez más, cerramos un año complicado para muchas personas. La crisis de valores irrumpe en la más que deteriorada coyuntura económica y financiera. A pesar de las estrecheces y las dificultades de los Ayuntamientos, el nuestro ha sabido recoger y mantener la filosofía del compromiso con los vecinos y las vecinas.

Nuestro objetivo es conservar los servicios públicos de calidad que nuestra ciudadanía merece y avanzar con proyectos que hagan crecer nuestro municipio en la misma senda que hasta ahora. Esta ha sido siempre nuestra seña. Una seña que identifica a Rivas como una ciudad diferente y que desde el pasado mes de enero tiene la distinción de Ciudad de la Ciencia y la Innovación.

Estoy seguro de que si caminamos en la misma dirección, el calendario de 2012 marcará un año nuevo y lleno de buenas esperanzas. La tarea de los consistorios es compleja, pero no imposible. Ya asumimos competencias impropias, como en Educación. Y la incesante lucha ha recogido buenos frutos como la puesta en marcha del Tercer Centro de Salud para el año venidero.

Desde Rivas, mi aldea gala y recién Ciudad Saramaguiana, hago propias, con su permiso, las palabras del amigo y compañero José Saramago para llamar a la ciudadanía a que haga “de la participación cívica cotidiana una obligación”. Feliz 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.