Dada la situación actual en nuestro país, hay motivos para indignarse en todas las esquinas, desde la subida de tasas en universidad y Formación Profesional, la masificación de las aulas o la reducción de todo tipo de becas, hasta el nuevo Plan PREPARA. Este último, endurece las condiciones para que las personas desempleadas sin prestación reciban la ayuda de 450€, lo cual afecta especialmente a la juventud, ya que tenemos una tasa de paro por encima del 50%.

A todas estas medidas hay que sumar la reducción de más de 4.000 millones de euros en 2012, entre los Presupuestos Generales del Estado y el Real Decreto sobre Medidas de Racionalización del Gasto Educativo, y la reducción de personal docente hasta alcanzar casi los 50.000 despidos en todo el país. La consecuencia de estas medidas es la falta de medios económicos y personales, que ya sufren multitud de centros (de primaria, ESO, universidad), y que hacen retroceder a la educación española a niveles de la década de los 70.

Ante este panorama, lo único que se recibe por parte del Gobierno del Partido Popular son elogios a los que no se manifiestan, mientras a todas y todos nos quitan sanidad, educación y empleo. Por tanto, ¡sí, estamos indignados!

En esta espiral de ataques a la clase obrera, los y las estudiantes debemos jugar un papel fundamental en la defensa de los servicios públicos. Desde Jóvenes de Izquierda Unida de Rivas hacemos un llamamiento a que todo el colectivo estudiantil se organice y continúe la lucha de nuestras personas mayores, para que así las generaciones futuras puedan contar con una educación pública, laica y de calidad.

Tanto desde el Área de Juventud como desde la de Educación de IU Rivas, hemos mostrado todo nuestro apoyo y participación en las huelgas estudiantiles del pasado mes de octubre, y haremos lo mismo de cara a las movilizaciones convocadas para este otoño, por organizaciones como el Sindicato de Estudiantes (que cuenta con una fuerte presencia en los institutos ripenses), Estudiantes en Movimiento y la CEAPA. Por tanto, ¡sí, luchamos! Y debemos seguir hasta lograr que primen los intereses de la población sobre la banca y los mercados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.