El Alcalde vuelve a desmarcarse de las posiciones de IU y se apoya en los votos del PP para sacar adelante sus propias propuestas.

Izquierda Unida de Rivas Vaciamadrid vuelve a denunciar el pacto tácito entre el Alcalde José Masa y el Partido Popular -que de nuevo se puso de manifiesto en la reunión del Consejo de Administración de la Empresa Municipal de la Vivienda, celebrada en la mañana de ayer- para sacar adelante una propuesta contraria a la llevada por su propio grupo municipal IU-LV.

Uno de los puntos del orden del día hacía referencia al nombramiento de Yaiza García como consejera delegada, a propuesta del regidor ripense y no elegida por IU, que salió adelante con los votos a favor del PP y con los votos en contra del resto de grupos. El Alcalde vuelve a hacer un uso patrimonialista de su figura institucional erigiéndose como “paragrupo” municipal y poniendo en riesgo los compromisos mandatados por la Junta General de la empresa pública, celebrada a petición de IU el 16 de diciembre.

Asimismo, la concejala Ana Reboiro, miembro del Consejo de Administración en representación de Izquierda Unida, reprueba las competencias atribuidas a la figura de la consejera delegada, “ya que las mismas suponen un desequilibrio de poder que favorece el excesivo margen de maniobra de la empresa gestora y perjudica al órgano colegiado que es el Consejo, en un momento en que lo que está cada vez más cuestionado es el control público y democrático efectivo”. IU recuerda que uno de los motivos que señala el informe fiscalizador de la Cámara de Cuentas de Madrid es precisamente la dejación en el control público real en la EMV, la concentración excesiva de poder en el consejero delegado y el abuso de confianza de la empresa gestora.

IU Rivas seguirá trabajando en su propuesta inicial de municipalizar la EMV, diversificar su actividad, reforzar la presencia de funcionarios públicos independientes y trabajar por la máxima transparencia en este asunto y en defensa del interés de la ciudadanía. “El momento actual exige volver a hacer de la EMV un agente estratégico al servicio del interés general y el desarrollo de la ciudad, enterrando viejas certezas que han propiciado irregularidades en la gestión y apostando por adaptar su modelo y su actividad a las necesidades del momento actual”, concluye Reboiro, “e Izquierda Unida tiene la responsabilidad, otorgada por la ciudadanía, de garantizar que así sea, para empezar desmarcándose de lo que parece más bien un empeño de perseverar en los errores del último tiempo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.