Izquierda Unida de Rivas Vaciamadrid considera que la ordenanza municipal sobre calidad y redistribución de los recursos educativos –aprobada inicialmente esta mañana en la sesión plenaria- fortalece el compromiso del Ayuntamiento ripense con la educación pública. Esta aprobación inicial no cierra el debate más amplio, sino que lo abre.

La nueva ordenanza recoge que “la educación es un servicio público que constituye el mejor instrumento compensador de las desigualdades sociales”. Unas desigualdades cada vez más latentes por las políticas neoliberales y de recortes implantadas por el gobierno de la Comunidad de Madrid, como la supresión de becas para libros de texto y la drástica reducción de ayudas al comedor, que alteran el principio de igualdad que rige el Estado del bienestar y retrocede en la calidad de la educación pública al siglo pasado, perjudicando a las familias más afectadas por la actual coyuntura económica.

“Traemos esta ordenanza al Pleno porque hemos detectado altas tasas de abandono del alumnado en el servicio de comedor, debido a las dificultades económicas de muchas familias y por esa asfixia a la que tiene sometida a los centros educativos el Ejecutivo autonómico”, ha señalado Pedro del Cura, portavoz del Grupo Municipal IU-LV y edil de Educación. Y ha añadido que se hace imprescindible elaborar este tipo de ordenanzas en el ámbito municipal “en una lógica de acompañamiento social a la crisis en lo referente a los comedores escolares”. Del Cura ha explicado que “esta propuesta educativa garantiza la cohesión del mapa escolar en torno a prioridades sociales, equilibrando los recursos en todos los colegios públicos de la ciudad”.

IU Rivas entiende la educación como un derecho fundamental que no sólo atiende a la formación académica, sino que también ejerce una labor social en el ámbito de la comunidad escolar. En este sentido, la propuesta llevada al Pleno refuerza la idea de que “los comedores escolares, además de cumplir una función básica de alimentación y nutrición, están integrados en la vida de los centros educativos”. Por ello, la ordenanza trabaja en la apuesta por garantizar la calidad en el desarrollo educativo en base a una buena organización del servicio de comedor.

En palabras del también coordinador local: “No vamos a permitir que niños y niñas, cuyos hogares cuentan con niveles mínimos de renta, no puedan acceder al uso de este servicio porque esto supondría un agravio comparativo con el resto”. A través de la creación de un fondo de Compensación Educativa se recabará el 1,5% de lo que cuesta cada menú, en concepto de combustible (gas, electricidad, etc.), que ya abona el Consistorio, y la recaudación total se destinará equitativamente a aquellos alumnos y alumnas más desfavorecidas. Para hacer efectiva la distribución de este fondo se creará una comisión específica formada por representantes de la Comisión permanente del Consejo Municipal de Educación.

En cuanto a lo planteado por el Partido Socialista ripense de destinar una parte del canon procedente de la Ciudad Educativa Municipal Hipatia, Del Cura ha incidido en que “el canon ingresado ya está revertiendo en el mapa local de la educación, como en las escuelas infantiles”. Hay que recordar que este curso la Comunidad de Madrid cargó sobre las familias el coste de la educación infantil a través de una brutal subida en el precio de las cuotas de las escuelas públicas, de hasta un 175% en el caso del alumnado de 0-1 año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.