Un informe técnico señalaba diferencias contables en relación a la EMV y el Grupo Municipal de IU-LV acordó retirar del Pleno la Cuenta General para tratar de subsanarlas.

El Alcalde de Rivas Vaciamadrid, José Masa, ha hecho declaraciones a InfoLibre justificando el cese de la concejala de Hacienda, Desarrollo Económico, Empleo y Formación, en las que asegura que la destitución de Ana Reboiro de estas funciones se debe a la “deslealtad” por la supuesta modificación del expediente de la Cuenta General de 2012 sin consulta al Alcalde. Izquierda Unida manifiesta la rotunda falsedad de este argumento y señala que el problema está en las diferencias contables entre el balance económico presentado por la Empresa Municipal de la Vivienda sobre su ejercicio 2012 y el que arroja la Intervención general del Ayuntamiento en su informe técnico.

Ante estas diferencias contables, la concejala –al tener conocimiento del informe de la Intervención- las puso en conocimiento del Alcalde. La reunión de Grupo Municipal de Izquierda Unida – Los Verdes que abordó los asuntos a Pleno Municipal, el 27 de noviembre, acordó por unanimidad que, dado el informe de la Intervención municipal, era conveniente retirar el punto del orden del día plenario y tratar de solventar esas diferencias contables. La decisión de retirar el punto fue colectiva y unánime del Grupo Municipal, del que se ausentaron sin justificación como viene siendo habitual algunos de sus miembros, entre ellos el Alcalde y el concejal de Urbanismo.

La realidad es que todo lo relacionado con la gestión de la Empresa Municipal de la Vivienda se ha convertido en un tabú impuesto por su responsable político, Fausto Fernández, que impide el acceso a la información en tiempo y forma y su debate en el Grupo Municipal, con inasistencias reiteradas. Frente a ello, la compañera Ana Reboiro no ha dejado de exigir la máxima transparencia y la rendición de cuentas en cumplimiento de las competencias de control económico y financiero del Ayuntamiento y sus empresas públicas que tenía delegadas.

Nadie entiende que, en un Gobierno, la transparencia y la exigencia de cuentas claras se castiguen con la purga. La concejala Ana Reboiro no sólo ha estado a disposición continua del Grupo Municipal y de la organización, sino de la ciudadanía, compartiendo en asambleas con vecinos y vecinas y en comisiones participativas la realidad económica municipal. Mientras, el Grupo Municipal, el Consejo Político Local, la Asamblea de IU y la ciudadanía asiste a la incomparecencia sistemática de Fausto Fernández, quien no puede seguir siendo concejal ni un minuto más.

El Alcalde debe restituir inmediatamente a Ana Reboiro de sus funciones a lo largo del día de hoy, tal como le ha pedido Izquierda Unida. Y debe revertir su deriva autoritaria e implicarse junto a su organización y su Grupo Municipal en la reconducción de esta situación. De no ser así, el Grupo Municipal de IU-LV valorará mañana las decisiones a tomar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.