El Partido Popular no sabe a qué mano pasar la patata abrasada llamada Bárcenas. Los 22 millones de euros depositados a buen recaudo en Suiza por el ex tesorero del Partido Popular y pieza clave en las investigaciones de la trama ‘Gürtel’ podrían ser la punta del iceberg de un escándalo de financiación irregular cuyo alcance aún se desconoce, a juzgar por la escalada de declaraciones de antiguos dirigentes o cargos públicos del PP que dan fe de cómo Bárcenas hacía rular sobres con dietas y sobresueldos en dinero negro en Génova. Rajoy y Cospedal pretenden reducir el escándalo a la absoluta falta de honorabilidad del otrora apreciado contable y a un mal menor subsanable con una auditoría externa, pero, mientras, éste amenaza con tirar de la manta y dejar a la plana mayor del partido en pelotas.

Lee el artículo completo en el blog de Curro Corrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.